As time goes by

 

back-to-work

Maravillas de la técnica. Hay que ver lo poco que duran en el recuerdo los momentos de ocio. En mi caso al menos. Es una sensación de qué bien me lo he pasado/disfrutado/sentido… pero una vez pasado el tiempo… borrón y cuenta nueva.

De hecho, cuando han pasado días o semanas y me preguntan qué tal me ha ido las pasadas vacaciones, no me gusta hablar mucho por una razón muy sencilla.  Me hacen pensar en otra cosa cuando estoy concentrada en el hoy. En el día a día.

Sé que esto suena borde y antipático, ya que dirás…’hija mía, ya que te pregunto…’ y sí, si en el fondo lo agradezco, pero tienes que entender que procuro no vivir del pasado. Procuro adaptarme lo antes posible a las situaciones para que no me ocurra lo que a los demás y empiece con la depresión y agobios por haber vuelto a trabajar tras un tiempo de vacaciones.

He empezado a trabajar el 1 de septiembre tras un súper viaje. No me han dado los siete males ni me he puesto a llorar por las esquinas ni me he agobiado ni he dejado de dormir…

He sido capaz de disfrutar como nunca de mi descanso. He venido con las neuronas nuevas. He vuelto a un trabajo que me gusta. Así que, si no te cuento con pelos y señales, dos semanas después, mis vacaciones, no es nada personal. Es sólo que he pasado página y mi vida sigue.

Imagino que el truco está en QUERER adaptarse. Las lamentaciones están muy bien y hace que los demás nos ofrezcan su apoyo, pero corres el riesgo de convertirte en un ser cansino. Todo el tiempo lamentándote de lo que has dejado atrás y no ver lo que tienes por delante.

Que tu trabajo lo odias a muerte por los motivos que sean (compañeros, jefe, carga laboral, horario, llámalo X) deja de lamentarte y haz algo para que cambie. Bien yéndote del trabajo a otra cosa bien concienciándote de que no va a cambiar la situación así que lo mejor es que te ADAPTES.

Y por favor, no me pongas la excusa tan manida de ‘es que tengo dos hijos y perro e hipoteca y no me puedo ir’. ¿Te parece normal que estés tan asqueado por tu trabajo y tan amargado que lo vomites en tu casa con los únicos que realmente te aceptan cómo eres? Luego no te extrañe si tu familia empieza a hartarse de tu victimismo. Ahí empezarás a tener problemas, no solo en el trabajo sino también en tu hogar.

En fin. Que las vacaciones muy bien, gracias. Pero que ahora me centro en el día a día y que el pasado, pasado queda.

Comments are closed.