El Don Draper

Like_Don_Draper

Un Don Draper es aquel hombre que, no estando en disposición de ser él mismo, procede a la conquista de mujeres como método de dar rienda suelta a sus pensamientos más oscuros mientras mantiene una vida de cara al exterior que roza la perfección.

Los Don Draper son adultos. Aquí no caben los jóvenes ni falta de experiencia sentimental, si bien es cierto que cada cierto número de años, sale a la luz un joven cuyas características de personalidad ya apuntan a cómo será una vez en la edad adulta.

Estos Don Draper suelen tener un pasado más o menos duros, a saber, padres con  un divorcio difícil, infancias y adolescencias marcadas por alguna característica física ( han sido gordos, con acné o incluso han tartamudeado) y han soportado las burlas de sus amigos pensando en un futuro en el que cambiarían las tornas. Muestran aquí ya su personalidad bipolar.

Cuando son adultos y han invertido tiempo, esfuerzo y según qué casos hasta dinero, comienzan a forjar una personalidad acorde a sus objetivos, normalmente profesionales, definiendo unos comportamientos que estarán en las Antípodas de su personalidad real y que mostrarán sólo con aquellas personas que consideran que no les pueden influir en su presente y futuro profesional. Saben muy bien con quién tienen que hablar y como comportarse, creando así una fuerte marca personal, tal y cómo dice en este artículo La Parabólica

Sin embargo este tipo de hombre con personalidad Don Draper siguen teniendo sus miedos e inseguridades mostrando un mundo de fantasía en el que tienen que demostrar que poseen el control sobre sus actos de una manera, a veces, poco delicada. Es en estos momentos cuando se muestran tal y como son, sintiéndose poderosos cuando se cumplen sus objetivos. Los Don  Draper suelen utilizar a las mujeres para este fin. Suelen conquistar a las féminas tratándolas con dulzura, firmeza, masculinidad y diversión. Están solícitos al principio, mostrando un interés desmesurado sobre la víctima con el objetivo de que sean ellas las que le reclamen, alimentando de esta forma su narcisismo.

Son impacientes. Quieren que sus deseos se cumplan y sus órdenes sean satisfechas, lo que permitirá a la mujer avispada, darse cuenta de lo que pretende. Si no obtienen los resultados que esperaban ya que suelen tener las expectativas muy altas debido al Narcisismo anteriormente descrito, ven amenazada su estabilidad bipolar. Sienten que si no mantienen un equilibrio entre su vida pública y la más íntima empiezan a perder el control. Y eso es algo que no pueden consentir sin perder todo por lo que ha luchado por el camino.

Los Don Draper son difícilmente reconocibles, pero una vez muestran sus cartas, son muy fáciles de distinguir. Suelen estar emparejados. Sus parejas suelen ser guapas, dulces, simpáticas y pueden llegar a ser calificadas por los Draper como ‘las mejores personas que he conocido’ con el objetivo de mostrar en su marca personal que sólo se rodea de lo mejor, y que así le hacen mejor persona. Pero no es así. Las parejas oficiales de los Draper están tan enamoradas que son capaces de dejar sus sueños para cumplir los de él. Se vuelve a un modelo de  mujer-ama de casa mientras son ellos los que traen el dinero a casa, los que se desviven por sus familias. Creando las parejas ‘perfectas’

También suelen tener hijos, un par de media, que por supuesto tienen que cumplir esa ‘perfección’ y serán criados por las Señoras de Draper a la antigua usanza, siendo educados en los mejores colegios y pasando los veranos en campamentos de idiomas. La Familia Draper son la envidia de todos. Los amigos suspiran por las Señoras Draper (recordemos que son encantadoras) y ellas suspiran con tener una familia modélica como lo son ellos.

Sin embargo, los Don Draper no pierden oportunidad de dar rienda a sus pasiones y mantendrán relaciones con diferentes mujeres. Tienen una vida sexual muy activa. Estas relaciones serán más o menos largas en tanto en cuanto las ‘amantes’ sean capaces de cumplir todas sus exigencias. Una vez satisfechas sus pasiones desaparecerán de la vida de ‘las otras’ de manera silenciosa. No responden a correos, ni a mensajes, de vez en cuando un saludo estilo ‘Cuánto tiempo’ y ya.

Normalmente, las ‘amantes Draper’ no son de las que suspiran por el amante perdido y siguen con sus vidas una vez terminada la relación, aunque bien es cierto que siempre habrá algunas que lo pasarán mal por creerse que dejaría a su mujer por ellas. Pero atención: Esto no sucede nunca. Nunca!!

Si eres mujer ya tienes las claves para identificar a este tipo de hombres y actuar con cabeza. Diviértete a su costa, úsalo para tu propio disfrute y da rienda suelta a tus fantasías, porque eso sí, los Don Draper saben cómo hacerte disfrutar.

Comments are closed.