Elemental, querido Watson

foto: Listo comics.com

Bueno. Parece ser que se ha vuelto a montar en Twitter en mi ausencia, esta vez con el hashtag #NoSinEvidencia.  No os descubro nada nuevo si os digo que todo viene porque la AEMPS ha decidido meter, dentro de los productos que ellos avalan, a los homeopáticos.

Sí, hombre!!, estas medicinas que se basan curarte con lo mismo que tienes… Una especie de vacuna pero tan sumamente diluida que no queda principio activo en el agua… espera, espera que ahora resulta que el Agua tiene memoria, algo así como el colchón viscolástico de LoMónaco…

La cuestión es que, desde el punto de vista de pacientes, hay muchos que me dicen que “lo mío” se habría curado con homeopatía… como si ‘Lo mío’ fuese un resfriado…pero claro, leyendo la siguiente afirmación ahora entiendo todo…

El concepto homeopático de enfermedad difiere del de la medicina: considera que la raíz del mal es espiritual (energético) en vez de físico, y que el malestar se manifiesta primero con síntomas emocionales (como ansiedad y aversiones), pasando a ser si no se tratan a tiempo síntomas mentales, conductuales y por último físicos

 

Siguiendo esta definición, todo ‘Lo mío’ ha sido causado por el espíritu de vete-tú-a-saber-qué y que hay que tratarme de manera espiritual o si no tendré ansiedad y aversiones (de estas tengo unas cuantas, todo hay que decirlo)…

En fin, que los pacientes tenemos que tener en mente  que no hay medicina alternativa. No funcionan los muñecos de Vudú ni sirve encomendarse a San Cucufato; ni sirven para curar tu enfermedad, (sea cual sea) los trances de los curadores sobre el suelo con convulsiones

El agua es muy rica y muy buena y muy necesaria, pero de ahí a ser curativa…

7 Comments

  1. Tanto camino desde el Big Bang para acabar evolucionando a los homeópatas… y a Sheldon Cooper. Ainsss…

  2. Randa dice:

    Ya echaba de menos leerte! Admito que es una buena reflexión pero como paciente tanto de medicina tradicional como homeopática, he de decir que hay una cosa en la que sí creo firmemente: cada humano es un MUNDO y jamás diré “nunca beberé de esta agua” o como se diga. Yo he tenido la suerte de ver y presenciar cómo algo que los médicos tradicionales etiquetaban de crónico, desapareció por completo después de meses de homeopatía (y también un cambio en mi estilo de vida), sin embargo también he presenciado cómo no hizo ni una pizca de efecto en familiares así que honestamente no puedo categorizar a un tipo de medicina de buena y otra de mala o ineficaz o broma. Lo que sí sé es que la mejor ‘alternativa’ es estar abiertos a una convivencia pacífica entre ambos tipos.
    Y con esta reflexión ‘tó hippy’ te deseo un jueves de lo mejorcete!
    Un besazo!
    Randa

    • elmarsupio dice:

      En este caso, Randa, no doy tregua a este tipo de alternativas. Es como creer en fantasmas.. Puede que hayas visto uno y que sientas su presencia pero no… No existen…
      Pero me gustan mucho tus reflexiones, Jejeje y poder estar unas veces de acuerdo y otras no… Es lo que me encanta de esto!
      Muuuac!! ^_^

      • Randa dice:

        Espera… entonces quién ha estado comiendo mis galletas?? Como tenga ratones o parásitos en casa meee muero!!! Aunque mira igual así podremos comprobar si existen o no los fantasmas! ;P;P

        Totalmente de acuerdo, para mi la diversidad en opiniones y reflexiones es lo mejor que sino ¡¡¡menudo aburrimiento!!!
        Alternativo, tradicional, voodoo o chamán, lo más importante es que te pongas buena; en eso sí estoy segura de que hay unanimidad en las opiniones 😉
        Un besote!