Esther Morales o cómo hacer los datos entendibles [Podcast]

Esther Morales ocupa nuestro espacio de hoy en nuestros podscasts Women on Top. Esther es Directora de Ventas, Marketing y Comunicación de IIC, Insituto de Ingeniería del Conocimiento, una empresa creada hace casi 30 años para desarrollar tecnología aplicada al Conocimiento y que son expertos en Análisis predictivo y soluciones Big Data.

Desde este espacio nos gusta dar visibilidad a la labor de mujeres en campos tradicionalmente masculinos. Así es como he llegado hasta Esther Morales. Una de esas mujeres que está metida de lleno en el campo de los datos y su análisis, aportando una visión de negocio completamente disruptiva, la de la diversidad en la era del Big Data.

Sabéis que la falta de mujeres en el sector STEM (science, technology, engineering y mathematics) empieza a ser preocupante. Según The Guardian en su artúculo Where are the women in tech, en  sólo un 18% de los graduados en ciencias eran mujeres. Pero más preocupante es el hecho de que esta cifra está bajando desde 1980, cuando el 37% de los graduados eran féminas. ¿Dónde están las mujeres? ¿Qué hemos hecho con ellas, como sociedad, para que no sientan el más mínimo interés por los asuntos STEM?

Y las desigualdades continúan más allá. Un reciente estudio señala que las mujeres son mejores creadoras de código que los hombres (hasta aquí podría salir hasta un alegato hembrista para aquella que lo sea, pero no. El estudio va más allá) sin embargo, para que esta afirmación salga adelante, el estudio asegura que esto sucede porque los que evalúan el código, no saben el sexo de los que lo escribieron. Pero cuando sabían el sexo, aseguraban que el mismo código era peor que el creado por los hombres. Y cuando descubrieron este factor, se dieron cuenta de una de las desigualdades más grandes que hay: que te juzguen por tu sexo y no por tu valía.

A estas preguntas y muchas más, he hablado con Esther Morales para poner de manifiesto que necesitamos cambiar muchos patrones establecidos y paradigmas para poder invertir estos datos. Desde los hogares, en dónde los comportamientos entre los padres entre sí o hacía la maleabilidad de los hijos tienen un peso muy importante, hasta la corresponsabilidad, en donde los hombres y mujeres consideran a sus parejas compañeros de vida y que a ambos les corresponde distribuirse las tareas de esa vida en común, en igualdad.

Pero vamos más allá. Tras el hogar viene la sociedad en todo su conjunto: gobiernos, con sus leyes, empresas, con sus políticas de igualdad, y la educación, que depende, en gran parte, de las leyes creadas por esos gobiernos.

De todos depende que consigamos cambiar estos datos. Porque los datos no mienten, y si no que se lo digan a Esther Morales, que tan introducida en este mundo se encuentra. Para ella, la educación en casa y la corresponsabilidad son elementos necesarios para establecer cambios en los patrones de comportamientos. ¿Podremos usar la analítica predictiva esta vez para ver cómo cambiarían esos patrones?

Comments are closed.