Gente

Últimamente tengo sensaciones muy raras, raras, raras. Me da la impresión de que no hay gente guapa. De esa que cuando la ves,  se te corta la respiración. Así que he llegado a la conclusión, totalmente simplista por mi parte, de pensar que cada vez hay menos gente auténtica. De la de palabras mayores. De la que dices en voz alta: ‘qué bien poder estar cerca de esta persona’.  Así, sin más.

No se me enfaden mis marsupiales que no es por vosotros (y no es peloteo)  Quiero decir que la gente tiene miedo a ser quien es. A expresarse sin importar lo que digan los demás. Que cuando hablen, sienten cátedra. Que te impulsen a hacer y sentir cosas que, de manera natural, no te atreves. Esa gente que hace que confíes en tí con sólo estar a tu lado.

Esa gente. Es la que quiero en mi vida. Todo lo contrario a la gente tóxica.  La que te exprime, la que se congratula de tu malestar, la que hace todo lo posible por dejarte por debajo suyo, por hacerte sentir mal. Gente mediocre que se rodea de gente más mediocre para ocultar su mediocridad.  Gente que está sola.

Así que, al grito de ¡Oh, Dior Mío! Y ojiplática perdida ante tal falta de originalidad, quiero reivindicar  un poco de autenticidad.

Comments are closed.