HeforShe llega a España

he-for-she-promociona


España está de enhorabuena, hoy nace HeForShe España. Lo siento chicas, pero cuando hablamos de igualdad de género, no hablamos de lucha contra los hombres. No hablamos de ser las únicas que han de presentar batalla por conseguir la igualdad. Hablamos de empoderar a los hombres y niños para que destierren estereotipos y crean que una sociedad mejor solo puede conseguirse si hombres y mujeres suman, y no restan.

Hoy es el Día Internacional de los Derechos Humanos. Cuando hablamos de derechos humanos, a la gran mayoría se nos viene a la cabeza países con hambrunas que matan generaciones completas o huidas masivas del país de origen por culpa de guerras y terrorismo. En definitiva, hoy se pone de relieve aquellas libertades o reivindicaciones relativas a bienes primarios que incluyen a toda persona solo por el simple hecho de ser humano. Se lucha por la garantía de una vida digna.

Es por ello que hoy nace HeForShe España. El movimiento solidario de ONU Mujeres para la igualdad de género y en el que la actriz Emma Watson reivindicó la palabra Feminismo.

Porque ya no es un asunto solo de mujeres el conseguir la igualdad de derechos. HeForShe quieren implicar a hombres y niños como defensores y agentes del cambio para conseguir la igualdad de Género y de los derechos de la Mujer. Y cada vez más hombres se unen al movimiento conscientes de que no se puede privar a la mitad de la población de esos derechos humanos de los que hablábamos antes.
Pero como todo en España, llegamos al movimiento por los pelos si no llega a ser por Marta Lamas, voluntaria de ONU Mujeres y activista en favor de los derechos de la mujer además de ser vicepresidenta de la Asociación Eje&Con –Ejecutivas y Consejeras-.Marta-Lamas-HeForShe

 

Marta ha tomado la iniciativa de ayudar a cumplir los objetivos de HeForShe internacional dando a conocer el movimiento en nuestro país. Es consciente de que sin el empoderamiento de los hombres y de la educación de los niños, jamás se conseguirá la igualdad de género por muchas leyes que consigamos hacer firmar a los gobernantes.

En la siguiente entrevista, Marta Lamas nos cuenta cómo surgió el movimiento en España, cuáles son los objetivos y las acciones a llevar a cabo y  a los que anima a todo el mundo a sumarse a la iniciativa.

Con el fenómeno denominado Womenomics el mundo empresarial se ha dado cuenta de que las mujeres son el recurso más infrautilizado e infraapalancado del mundo”, según palabras de Joseph Quinlan, director general y jefe de estrategia de mercados de US Trust (la banca privada de Bank of America). Y no solo a nivel de consumo (no en vano generamos el 80% de las decisiones de compra) si no a nivel de liderazgo empresarial.

Este supone un primer paso para la igualdad de la mujer en el ámbito empresarial. Sin duda uno de los precursores del cambio al ir incorporando a las mujeres en sus consejos de administración, aunque esto vaya demasiado despacio.

HeforShe pone de manifiesto que se necesitan más cosas para que esta igualdad sea efectiva. El cambio ha de ser social, económico y político.

A nivel social, HeforShe anima a romper los estereotipos establecidos como paradigmas en las diferentes sociedades. Porque recordemos que ninguna se salva de ser totalmente igualitaria. HeforShe trata de dar a conocer la realidad femenina a los hombres. De hacerles partícipes de las carencias a las que estamos sometidas día a día sin motivo alguno. Relegadas a las labores del hogar, a la crianza de los hijos, al cuidado de los mayores y enfermos y a puestos de responsabilidad media porque tienen que atender a todo lo anteriormente expuesto.

¿Cuántos de vosotros hacéis la compra? ¿O lleváis a los críos a las actividades extraescolares? ¿Cuántos de vosotros pone lavadoras, friega y se encarga de los enfermos mientras sus mujeres desarrollan sus carreras?

Y en el campo político, el campo de actuación HeforShe consiste en crear leyes igualitarias. A legislar para aquellos que quieran seguir anclados en el pasado y en la ineficiencia. Decirles que no. Que no pueden seguir relegando a las mujeres, menospreciándolas e infravalorándolas. Esa es una Administración HeforShe.  Aquella que está realmente comprometida con la igualdad de género como precursora de una sociedad más igualitaria, más justa y más eficiente.

Yo #SoyHeforShe, porque creo en que sin vosotros no podremos conseguirlo. Pon tu grano de arena y si eres hombre (o mujer) y crees que nos merecemos el mismo mundo que tú, únete a través de Twitter, es fácil. Sigue la cuenta @HeforSheES y tuitea aquello que te hace ser un hombre/mujer HeforShe usado la etiqueta #SoyHeforShe.

Rompe estereotipos, conviértete en un hombre igualitario. Conviértete en un hombre HeforShe

21 Comments

  1. […] de responsabilidad en el ámbitos de la sanidad pública. En su Blog encontraréis una interesante entrevista a Marta Lamas (presidenta de la sociedad promotora) donde explica la importancia de esta iniciativa a nivel […]

    • Laura dice:

      Hola!! Trabajo en una compañia internacional donde la mayoria de la plantilla eran hombres,
      Me gustaria ponerme en contacto con alguien del movimiento para que diera alguna charla

  2. Raul dice:

    ¿Lo siento chicas, pero cuando hablamos de igualdad de género no hablamos de lucha contra los hombres?¿Reconoce Laia El Marsupio que en esta sociedad existe un grupo de chicas a las que les gusta que se hable contra los hombres?¿Miente el feminismo cuando dice que no existe el hembrismo?
    ¿Empoderar a los hombres y niños?¿Van a fomentar la equiparación de su capital erótico yendo más allá de limitarse a proteger a las mujeres de sus inconvenientes?
    ¿HeForShe quieren implicar a hombres y niños como defensores y agentes del cambio para conseguir la igualdad también en aquellos campos en los que la peor parte la sufren los hombres?¿Se me ha pasado su repulsa a la mili exclusiva masculina, por ejemplo, en países europeos?
    ¿Cómo interpreta usted, Laila, el abultado gap de fracaso escolar en contra de los hombres, como infrautilización de recursos o como manifestación de una inferioridad intelectual?
    Que generen el 80% de las decisiones de compra, ¿es algo a cambiar o por lo que cambiar?
    Hago la compra, pongo lavadoras, friego y me encargo de los enfermos que me tocan. Mi decisión de vivir en pisos separados y no tener hijos asegura que ninguna mujer soporte la carga de llevar críos a las actividades extraescolares dificultando su carrera. Modélico, ¿no? El problema es que la mujer desea que le sufrague una conciliación mucho más cardinal vitalmente para ella y, además, sin dejar de tener inequitativamente la sartén por el mango al respecto. Los hijos, en la práctica, los controlan ellas.
    Y en el campo político, ¿el campo de actuación HeforShe no consistirá en seguir anclando leyes nada igualitarias que relegan a los hombres a dianas estereotipadamente menospreciadas y culpadas de códigos penales de autor? ¿La administración HeforShe no consistirá en obligar a paridad en los cargos políticos sin idéntico planteamiento respecto a las cuotas y responsabilidades de afiliación?
    ¿Cuándo dará por conseguido su objetivo? Si se iguala el número de consejeras del Ibex, por ejemplo, pero no el número de universitarios, custodias, morbimortalidad laboral, o el relativo déficit sexual, verbi gratia,…¿se darán por satisfechas?

    • elmarsupio dice:

      Querido Raúl, gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario. En estos tiempos, tener uno tan extenso como el tuyo es un lujo 😉 Procedo a responderte a todas tus preguntas.

      ¿Lo siento chicas, pero cuando hablamos de igualdad de género no hablamos de lucha contra los hombres?

      Para nada. Su propia palabra lo indica: igualdad de género.

      Reconoce Laia El Marsupio que en esta sociedad existe un grupo de chicas a las que les gusta que se hable contra los hombres? Claro que lo reconozco y es el primer paso para reconducir tan mal comportamiento. No hay que estar en contra de nadie y menos de nuestros compañeros.

      ¿Miente el feminismo cuando dice que no existe el hembrismo? No. Existir existe. Pero como bien sabrás ya que usas esa palabra, hembrismo no es feminismo, al igual que extremismo religioso no es islamismo

      ¿Empoderar a los hombres y niños? Claro. No consiste en que les digas lo que tienen que hacer si no que lo asuman como algo natural. Hombres y Mujeres, niños y niñas son iguales. ¿Para ti no lo son?

      ¿Van a fomentar la equiparación de su capital erótico yendo más allá de limitarse a proteger a las mujeres de sus inconvenientes? No entiendo

      ¿HeForShe quieren implicar a hombres y niños como defensores y agentes del cambio para conseguir la igualdad también en aquellos campos en los que la peor parte la sufren los hombres? ¿En serio estás comparando? No es una competición pero si lo ves así, siéntate tranquilo, os llevamos siglos de ventaja en la desigualdad y menosprecio masculino como congéneres.

      ¿Se me ha pasado su repulsa a la mili exclusiva masculina, por ejemplo, en países europeos? Ya que mencionas esto, sabrás que a las mujeres no se les ha permitido combatir ni formar parte del ejército hasta hace relativamente poco. Así que, sí, habéis ido a la guerra y nosotras nos hemos quedado en casa haciendo calceta, calentitas y parloteando porque eso es lo que siempre hemos querido, ¿Verdad?

      ¿Cómo interpreta usted, Laila, el abultado gap de fracaso escolar en contra de los hombres, como infrautilización de recursos o como manifestación de una inferioridad intelectual? El grado de fracaso escolar tiene más implicaciones que una cuestión de mero sexo pero nunca, jamás, relativa a una inferioridad intelectual, ¡¡faltaría más!!!

      Que generen el 80% de las decisiones de compra, ¿es algo a cambiar o por lo que cambiar? Hay que cambiarlo. Generamos el 80% de las decisiones de compra pero las inversiones no las realizamos nosotras, terminamos dejándolo a nuestras parejas masculinas porque existe la falsa creencia de que no entendemos de finanzas y por tanto no podemos manejar e invertir bien el dinero. Básicamente ese 80% dice lo que tenéis que comprar. Y sí, hay que cambiarlo para nosotras y para vosotros.

      Hago la compra, pongo lavadoras, friego y me encargo de los enfermos que me tocan. Mi decisión de vivir en pisos separados y no tener hijos asegura que ninguna mujer soporte la carga de llevar críos a las actividades extraescolares dificultando su carrera. Modélico, ¿no? El problema es que la mujer desea que le sufrague una conciliación mucho más cardinal vitalmente para ella y, además, sin dejar de tener inequitativamente la sartén por el mango al respecto. Los hijos, en la práctica, los controlan ellas.
      Te parece modélico que no tengas hijos y vivas en casas separadas para que “ninguna mujer soporte la carga de llevar a los críos?” no sería mejor que ambos os repartieseis el trabajo en igualdad de condiciones? Al fin y al cabo, si has decidido tener un hijo también es tuyo, no? Llévalo a extraescolar al igual que lo haría tu pareja, pero no pongas la excusa de vivir separados y no tener hijos para que ELLA no tenga el dilema de la extraescolar. Y por cierto, ¡¡¡enhorabuena!!! Eres un ser independiente que no necesita de ninguna mujer-sirvienta para vivir, felicita a tu madre, habrá tenido mucho que ver en esa independencia.

      Y en el campo político, ¿el campo de actuación HeforShe no consistirá en seguir anclando leyes nada igualitarias que relegan a los hombres a dianas estereotipadamente menospreciadas y culpadas de códigos penales de autor?
      ¿En qué menosprecia HeforShe al hombre? ¿Cuáles son los estereotipos menospreciados y culpados de códigos penales de autor? Explícate, porque lo que leo de tus palabras es que consideras que el código penal perjudica al hombre en beneficio de la mujer? El hombre tiene estereotipos que lo menosprecian? En serio, no puedo darte una respuesta porque no entiendo tu planteamiento.

      ¿La administración HeforShe no consistirá en obligar a paridad en los cargos políticos sin idéntico planteamiento respecto a las cuotas y responsabilidades de afiliación?
      HeforShe no considera que haya que obligar a nada si no trabajar conjuntamente para que la diferencia de sexo solo sea algo biológico. Nada más.

      ¿Cuándo dará por conseguido su objetivo? Si se iguala el número de consejeras del Ibex, por ejemplo, pero no el número de universitarios, custodias, morbimortalidad laboral, o el relativo déficit sexual, verbi gratia,…¿se darán por satisfechas?
      Como bien sabrás, el número de universitarias chicas es mayor que el de chicos, si se cumpliera el ratio igual número en universidad que en Consejos Administración, no haría falta romper ningún techo de cristal y ocuparían más puestos de alta dirección y consejos de administración por una simple cuestión de números. Pero no es así. Es mucho más complejo y abarca muchas disciplinas que hay que revisar y cambiar.
      En mi opinión, las custodias han de ser compartidas pero siempre con matices que habrán de ser estudiados por las personas competentes. Caso por caso.
      ¿La morbimortalidad laboral? Te refieres a que los hombres, por una compleja cuestión hormonal como es el aumento de testosterona, se vuelven más agresivos y por tanto más inconscientes y no valoran el peligro como las mujeres? Es biología, no es que lo diga por decir…
      El déficit sexual es algo que también se está trabajando porque como sabrás, aquellas que han disfrutado de su sexualidad se las ha estigmatizado e incluso asesinado por ello y lo más bonito que nos dicen es: puta, zorra y demás sandeces. Sí, hay que empoderar a las mujeres en temas de sexo pero también a vosotros no abusando, violando y agrediendo cuando simplemente os decimos alto y claro: NO, NO VOY A FOLLAR CONTIGO
      HEforShe dará por conseguido su objetivo cuando las mujeres no cobren menos que los hombres por el mismo trabajo
      Cuando las niñas puedan ir al colegio a pesar de ser niñas y no se las mate por ello.
      Cuando las niñas no sean sometidas a castraciones porque así “no son libertinas”
      Cuando las mujeres no sean consideradas ciudadanos de segunda
      Cuando a las mujeres las entidades bancarias les concedan créditos en misma igualdad que a los hombres
      Cuando a las mujeres no se nos obligue a llevar el peso de la familia solas
      Cuando a las mujeres no se les pongan trabas por ser mujer
      Cuando a las mujeres no se las asalte sexualmente o asesine por ir de viaje solas
      Cuando a las mujeres no se las someta por ser mujeres
      Cuando a las mujeres se las vea como iguales y no como esclavas.

      Y un largo etcétera al que te invito, una vez más, a que te unas. Pero una pregunta… ¿qué estás haciendo tú para que realmente las mujeres y los hombres seamos iguales?

      • Raul dice:

        o Querida Laila, no las merece, gracias a ti por contestar. Procedo a hacerte las preguntas que mis objeciones a tus respuestas me sugieren.
        o
        o R- ¿Lo siento chicas, pero cuando hablamos de igualdad de género no hablamos de lucha contra los hombres?
        L-Para nada. Su propia palabra lo indica: igualdad de género.
        R-Yo creo que para todo … ¿no pone de manifiesto el propio hecho de que comenzara debiendo realizar esta acotación que muchas chicas quieren decir lucha contra los hombres cuando dicen igualdad? La palabra lo aguanta todo.
        R- ¿Reconoce Laia El Marsupio que en esta sociedad existe un grupo de chicas a las que les gusta que se hable contra los hombres?
        L-Claro que lo reconozco y es el primer paso para reconducir tan mal comportamiento. No hay que estar en contra de nadie y menos de nuestros compañeros.
        R-Me alegro. Efectivamente no hay que estar en contra de nadie, mi masculinismo no está tampoco en contra de las compañeras. No hay preguntas.
        R- ¿Miente el feminismo cuando dice que no existe el hembrismo?
        L-No. Existir existe. Pero como bien sabrás ya que usas esa palabra, hembrismo no es feminismo, al igual que extremismo religioso no es islamismo
        R-Ergo… negar la existencia del hembrismo es hembrista, aunque se haga declarándose feminista ¿No?
        R- ¿Empoderar a los hombres y niños?
        L-Claro. No consiste en que les digas lo que tienen que hacer si no que lo asuman como algo natural. Hombres y Mujeres, niños y niñas son iguales. ¿Para ti no lo son?
        Nada claro. ¿Consiste entonces en que el feminismo les diga lo que tienen que hacer programándoles culturalmente para que normalicen sus dogmas, por ejemplo, que son tabulas rasas sin ningún determinismo cerebral sexuado? ¿Para negárselo a continuación a conveniencia de la narrativa supremacista femenina enseñándoles que la testosterona que baña su encéfalo justifica que corran con la práctica totalidad de la morbi/mortalidad laboral sin contraprestaciones?
        Curiosa la dichosa hormona, ¿no? Un desvarío evolutivo. No justifica ninguna ventaja adaptativa caracterológica en ningún campo, pero sí desventajas a tutiplén. Provoca temeridad no manejable por una cultura adaptada, pero no audacia, valentía, competitividad o emprendimiento. Provoca asunción selectiva de riesgos, siempre negativa: no participa en el caso de que dicha asunción se remunere y se tenga la suerte de salir ileso. Entonces el impacto sobre el salario está condicionado sin duda por el patriarcado y hay que indemnizarlo de alguna manera.
        Y cuando de evidentes desigualdades físicas se trata, entonces la sociedad debe antagonizarlas para que, por ejemplo, el acceso a determinados cuerpos de seguridad sea equilibrado. No debe ésta, sin embargo, poner énfasis en proteger con especial celo al trabajador, implementar discriminación positiva en la legislación, dirigirle campañas específicas etc.
        L-Hombres y Mujeres, niños y niñas son iguales. ¿Para ti no lo son?
        R-Básicamente sí. Por eso no achaco las diferencias que entre ellos se observan a la injusticia si son las niñas las perjudicadas y a su naturaleza si son los chicos. ¿No será que para usted no lo son, aunque se auto perciba como igualitaria? ¿No será éste un síndrome de gran incidencia entre el feminismo?

      • Raul dice:

        Raul——¿Van a fomentar la equiparación de su capital erótico yendo más allá de limitarse a proteger a las mujeres de sus inconvenientes?
        Laila—–No entiendo
        Raul——El capital erótico es el resultado de la suma de una serie de elementos que contribuyen a establecer relaciones sociales placenteras: belleza, atractivo sexual, vitalidad, manera de vestir, encanto, sociabilidad y competencia sexual. Así lo describe la profesora feminista de la London School of Economics Catherine Hakim (Honey Money. The Power of Erotic Capital, 2011). Hakim sitúa el capital erótico como un cuarto activo personal, por detrás de los que había definido el sociólogo francés Pierre Bourdieu: el capital económico (los bienes que poseemos), el cultural (lo que sabemos) y el social (a quién conocemos).
        La mujer tiene más capital erótico, las antiguamente llamadas armas de mujer, mayor capacidad de influjo y reclamo. El déficit sexual masculino, el rol que se le asigna como Tántalo con hambre y sed inextinguible que debe estar siempre dispuesto al cortejo, hace que, como han reconocido públicamente Isabelle Adjani y Charo López, por ejemplo, la mujer pueda aprovecharse de un rol pasivo dominante por el que los hombres ponen el mundo a los pies de las mujeres de belleza normativa. Y este factor no es independiente del inconveniente de sufrir mayor número de agresiones sexuales de diversa entidad.
        ¿Lo justo es equilibrar este poder o sólo blindar la libertad de su uso? Además de asegurarse de que nadie folle si no quiere ¿no es deseable que la sociedad troquele identidades de género que no hagan más dependiente a un sexo al respecto? Además del respeto a la camella que dispone, ¿no es lo justo fomentar una arquitectura del deseo que no convierta a un sexo en yonqui pedigüeño sin autoestima?

        Raul—–¿HeForShe quieren implicar a hombres y niños como defensores y agentes del cambio para conseguir la igualdad también en aquellos campos en los que la peor parte la sufren los hombres?
        Laila—-¿En serio estás comparando?
        Raul——Sí. Parece, Laila, verlo como una competición que debe ser dada por ganada a la mujer por aclamación y sin rechistar. Creo que es consecuencia de charlar consuetudinariamente en tertulias políticamente correctas con una única postura solamente matizada, un soliloquio a varias bandas. Desde el feminismo no se suele hacer esfuerzo alguno por entender ningún otro punto de vista desde que disfruta de la bula que suele acompañar a las teorías marginales que alcanzan la cumbre. Me intranquiliza: ¿justifica la desigualdad y el menosprecio pasado la desigualdad y el menosprecio de mis congéneres contemporáneos? ¿Cuándo firmé la declaración de heredero y por qué no aparecen en ella los royalties de lo bueno realizado? ¿Seguro que la parte de mi madre desea entregársela a las feministas a mi costa?

      • Raul dice:

        Raul————————¿Se me ha pasado su repulsa a la mili exclusiva masculina, por ejemplo, en países europeos?
        El Marsupio————-Ya que mencionas esto, sabrás que a las mujeres no se les ha permitido combatir ni formar parte del ejército hasta hace relativamente poco. Así que, sí, habéis ido a la guerra y nosotras nos hemos quedado en casa haciendo calceta, calentitas y parloteando porque eso es lo que siempre hemos querido, ¿Verdad?
        Raul————————¿Y era usted, Laila, la que se extrañaba de determinadas comparaciones en serio?
        El permiso selectivo para combatir y formar parte del ejército ha beneficiado a un puñado de hombres y la obligación de hacerlo ha destrozado la vida de millones y millones de ellos, sacrificados como carne de cañón, para los que hubiera sido preferible, sin duda, haberse quedado calentitos parloteando y haciendo calceta. El hombre se considera el sexo desechable. El pecio Titanic lo recuerda.
        El hembrismo, ahora en su mayoría disfrazado de feminismo, siempre ha querido que las mujeres no se queden en casa, tengan todos los permisos y hagan siempre lo que quieran, pero su reivindicación igualitaria de las obligaciones masculinas para ellas ha sido, digamos, algo más errática. No recuerdo a ninguna de mis compañeras médicas ni colegas militares profesionales esperándome para irnos juntos a manifestarnos para obligar a las administraciones a distribuir equitativamente la mili, una vez comprobado que ninguna de ellas sabía hacer calceta. Para el hombre, buscar en el feminismo la solución a sus problemas es como confiar al zorro el cuidado de sus gallinas.
        Sabrá usted que las últimas levas, como la de mi caso, obligadas y sin cobrar, coexistieron con soldadas profesionales cobrando, voluntarias y con baremos físicos menos exigentes en los procesos selectivos facilitadores. Y que muchos chicos como yo, que nunca nos planteamos formar parte del ejército ni combatir, debieron hacer reserva de plaza MIR. Lo que siempre quisieron, vaya, ¿verdad? Quién podía librarse era siempre visto llorando por los rincones, ¿verdad? Al fin y al cabo “nos hacía hombres”. Lo que permitió, por ejemplo en mi caso, que una mujer, que tampoco se planteó nunca formar parte del ejército ni combatir, que estudio en una carrera ya con sobrerrepresentación femenina (¿calceta?) y que no hubiera podido escoger Granada de no haber yo tenido que posponer el comienzo de mi formación especializada, fuera mi superior jerárquica inmediata en dicha ciudad durante 4 años, le haya sido ingresado en cuenta algo más de un año de salario, haya concurrido a las oposiciones para FEA con más puntos… Así que, sí, que yo fui obligado por la PM a ir a la guerra, a lavar cetmes y letrinas, a pasar frío, ser zurrado y parlotear con interlocutor no elegido, pero mis compañeras de cohorte eraria no se quedaron en casa haciendo calceta, aunque sí permanecieron calentitas y parloteando con quién les placía. Disimulando las pobres que eso es lo que nunca han querido, ¿verdad? … ¿Está usted segura, Laila, de que se acogerían con alborozo y jolgorio a la justa reposición para con ellas de no permitirme combatir ni formar parte del ejército, borrarme de la reserva, con objeto de dejarles sitio para su disfrute, sólo a cambio de la obligación de hacerlo, y hacerlo con la instrucción adecuada, que se les daría en una mili? Venga ya. ShetakeshairHe. Y ahora la Junta de Andalucía quiere imponer la discriminación positiva para las señaladas oposiciones para FEA en la inmensa minoría de especialidades en las que las mujeres no son mayoría.
        En Israel, por ejemplo, los hombres realizan un servicio militar de 3 años y las mujeres de 21 meses, ambos con la posibilidad de ser contratados, si es que el ejército los requiere, durante unos años o de por vida. Cuando finaliza el servicio militar de 4 años, los hombres deben continuar sirviendo al ejército entre 30 y 45 días al año hasta cumplir los 41 años de edad. ¿Puede mandarme, Laila, los recortes de las noticias que reflejen todo lo que la franquicia israelí del feminismo está haciendo por la igualdad de mujeres y hombres en este terreno?
        Y un largo etcétera de agravios a cuya denuncia le invito, una vez más, se una. Así podrá contestar afirmativamente cuando le pregunten si está haciendo algo para que realmente las mujeres y los hombres seamos iguales. Por lo pronto mis compañeras parecían y parecen tener un prurito perfectamente descriptible por este punto de la igualdad.

      • Raul dice:

        Raul————————-¿Cómo interpreta usted, Laila, el abultado gap de fracaso escolar en contra de los hombres, como infrautilización de recursos o como manifestación de una inferioridad intelectual?
        El marsupio————–El grado de fracaso escolar tiene más implicaciones que una cuestión de mero sexo, pero nunca, jamás, relativa a una inferioridad intelectual, ¡¡faltaría más!!!
        Raul————————–Ah, ¿no? Entonces ¿a qué espera el HeforShe para ser siquiera una vez SheforHe y clamar por políticas institucionales con perspectiva de género que lo reduzcan? ¿Qué está haciendo HeforShe para que realmente las mujeres y los hombres occidentales seamos iguales en este campo? Largo me lo fiais, amiga Doña Laila.

        Raul—————————Que generen el 80% de las decisiones de compra, ¿es algo a cambiar o por lo que cambiar?
        El Marsupio—————–Hay que cambiarlo.
        Raul—————————Sí, hay que cambiarlo, porque quién reparte y dice básicamente lo que tenemos que comprar se queda con la mejor parte, según el dicho popular. Y a ella se adapta la oferta.
        El Marsupio—————— Generamos el 80% de las decisiones de compra pero las inversiones no las realizamos nosotras, terminamos dejándolo a nuestras parejas masculinas porque existe la falsa creencia de que no entendemos de finanzas y por tanto no podemos manejar e invertir bien el dinero. Básicamente ese 80% dice lo que tenéis que comprar. Y sí, hay que cambiarlo para nosotras y para vosotros.
        Raul—————————-¿Las inversiones entonces no son nunca ni decisiones de compra, productiva en este caso, ni nunca tienen como objeto final poder generarlas? ¿Pero de verdad habla en serio? ¿No será la existencia de una creencia según la cual las mujeres no entienden de finanzas y por tanto no pueden manejar e invertir bien el dinero nada más que un unicornio comodín para seguir legitimando la reivindicación insaciable de prebendas victimizándose, amén de poder desentenderse y dedicarse al mucho más divertido gasto no productivo?

      • Raul dice:

        Raul—————————Hago la compra, pongo lavadoras, friego y me encargo de los enfermos que me tocan. Mi decisión de vivir en pisos separados y no tener hijos asegura que ninguna mujer soporte la carga de llevar críos a las actividades extraescolares dificultando su carrera. Modélico, ¿no? El problema es que la mujer desea que le sufrague una conciliación mucho más cardinal vitalmente para ella y, además, sin dejar de tener inequitativamente la sartén por el mango al respecto. Los hijos, en la práctica, los controlan ellas.

        El Marsupio—————-Te parece modélico que no tengas hijos y vivas en casas separadas para que “ninguna mujer soporte la carga de llevar a los críos?” no sería mejor que ambos os repartieseis el trabajo en igualdad de condiciones?
        Raul—————————¿Por qué no debiera parecérmelo? Tener hijos o no tenerlos y vivir juntos o separados en principio son neutros y el modelo en cuestión cumple escrupulosamente con el criterio princess y casi único de valoración para el feminismo actual. ¿No sería mejor que ambos nos repartiéramos el trabajo en igualdad de condiciones sólo para obtener conciliaciones igual de cardinales para ambos y sobre las que tuviéramos el mismo control? ¿No sería mejor que el feminismo luchara por rescatar un papel de padre no secundario por el que me pudiera merecerme la pena hacer la mitad del trabajo y por un sistema de custodias que no me convirtiera en la práctica en un paganini alienado de mis hijos cuando ella lo quisiera? ¿No sería mejor repartirse además de un trabajo que realice a ambos en igual medida sus frutos en igualdad de condiciones?
        El Marsupio——————–¿Al fin y al cabo, si has decidido tener un hijo también es tuyo, ¿no?
        Raul——————————Según la práctica jurídica y la meta- filosofía reinante no de igual modo que la mujer
        El marsupio——————-Llévalo a extraescolar al igual que lo haría tu pareja, pero no pongas la excusa de vivir separados y no tener hijos para que ELLA no tenga el dilema de la extraescolar. Y por cierto, ¡¡¡enhorabuena!!! Eres un ser independiente que no necesita de ninguna mujer-sirvienta para vivir, felicita a tu madre, habrá tenido mucho que ver en esa independencia.
        Raul——————————-No pienso llevar a ningún crio a extraescolar al igual que lo haría mi pareja porque mi deseo de hacerlo no es igual al suyo y porque no puedo hipotecar una parte sustancial de mi vida en un campo en el que tendría una gran asimetría de control respecto a ella. Pero no pongo ninguna excusa; sólo expongo que la opción de vivir separados y no tener hijos cumple con el criterio de igualdad que dice buscar el feminismo. ¿Debería sentirme obligado a darla? ¿O lo que busca realmente es la nada igualitaria alternativa de que para resolver su dilema de no tener a quién llevar a extraescolar yo debiera asumir el mismo trabajo, cuando dicho dilema no me afecta en igual medida y no tendría análogo control al que ella disfrutaría sobre la inversión sentimental y de otros muchos tipos que supondría que lo tuviera?
        Y, por cierto, gracias por la ¡¡¡enhorabuena!!! Además de ser independiente que no necesita de ninguna mujer para la intendencia vital (y por tanto no necesitar rendir pleitesía a mujer alguna por la dependencia que la sociedad genera en muchos hombres) lo soy en todos los aspectos, en el afectivo sexual también, por ejemplo. Jamás piropearé, ni me pondré en la situación de mayor vulnerabilidad emocional que exige el rol masculino en el cortejo, ni invitaré, ni recibiré más noes que los que dé yo, ni pagaré jamás en ningún local dónde no paguen ellas. Otra vez modélico ¿no? Hay que ver todo lo que estoy haciendo para que realmente las mujeres y los hombres seamos iguales, ¿no?
        No puedo, aunque me gustaría, devolverle la enhorabuena, ya que ha reforzado el estereotipo según el cual la madre es quién educa, invisibilizando a los padres como el mío que también lo hacen. Secundariamente sugiere usted que las mujeres, como mecen la cuna dominan el mundo. Ya reconoció Emma Watson que el rol de los padres es menos valorado que el de las madres. Paradójicamente se olvida después de este poder al evaluar la igualdad.

      • Raul dice:

        Raul—————————–Y en el campo político, ¿el campo de actuación HeforShe no consistirá en seguir anclando leyes nada igualitarias que relegan a los hombres a dianas estereotipadamente menospreciadas y culpadas de códigos penales de autor?
        El Marsupio——————-¿En qué menosprecia HeforShe al hombre?
        Raul—————————–¿En qué deja de menospreciar HeforShe al hombre?
        Se basa en culpabilizarlo y justamente en la expectativa tradicional de los roles de género: que el hombre socorra a la mujer en apuros. Les pide actuar frente a las injusticias contra la mujer y bajar la cabeza ante sus injustos problemas. Le reprocha no permitirse mostrarse vulnerable, pero se empeña en endilgarle el estereotipo de poderoso privilegiado que no debería llamar la atención sobre lo vulnerable que es ante los juzgados de divorcio, las denuncias falsas por malos tratos, las sentencias de custodia o la agresión verbal de los medios de comunicación o el Instituto de la mujer
        El Marsupio—————–¿Cuáles son los estereotipos menospreciados y culpados de códigos penales de autor? Explícate, porque lo que leo de tus palabras es que consideras que el código penal perjudica al hombre en beneficio de la mujer? El hombre tiene estereotipos que lo menosprecian? En serio, no puedo darte una respuesta porque no entiendo tu planteamiento.
        Raul——————————La percepción exagerada y con pocos detalles, simplificada, que se vierte sobre cada persona del grupo varón en la LIVG, por ejemplo, que busca justificar la adopción de medidas que vulneran la presunción de inocencia de todos ellos (como reconoció Soledad Murillo), dando por supuesta la culpa de hacerlo por el mero hecho de ser ella mujer y tener como finalidad su control en todos los casos particulares en los que un individuo único que comparte entrepierna con los miembros del grupo categorizado peyorativamente ejerce violencia sobre quién sea o haya sido su cónyuge o sobre quién esté o haya estado ligado a él por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia, siempre y únicamente en caso de que la víctima sea mujer. Mis palabras explican cuando se leen que el código penal perjudica al hombre en beneficio de la mujer. Verbi gratia al conceptualizar como delito o falta un ilícito no conforme a su naturaleza objetiva sino a una razón de autor expresamente citada en el artículo 14.
        Respecto al funcionamiento del sistema judicial, por el mismo delito y controlando otras variables, los hombres terminan en la cárcel el doble de veces que las mujeres (Prof. Starr’s research shows large unexplained gender disparities in federal criminal cases) y reciben condenas un 63% más largas. Como reconoció Emma Watson, hay hombres, muchos, esto lo añado yo, encarcelados por los estereotipos de género
        El hombre claro que tiene estereotipos que lo menosprecian. En serio, creo que no puede darme una respuesta porque los estereotipos no permiten que entienda mi planteamiento. Que todo el que es grande tiene detrás una gran mujer, que no somos capaces de hacer dos cosas a la vez, que somos rudos simplones …

      • Raul dice:

        Raul————————-¿La administración HeforShe no consistirá en obligar a paridad en los cargos políticos sin idéntico planteamiento respecto a las cuotas y responsabilidades de afiliación?

        El Marsupio—————HeforShe no considera que haya que obligar a nada si no trabajar conjuntamente para que la diferencia de sexo solo sea algo biológico. Nada más.
        Raul————————-Ya veo. Siendo sólo biológico el suicidio, el porcentaje de víctimas de homicidio, el número de personas homeless, el abandono escolar temprano, la morbimortalidad laboral, la adicción al sexo o las drogas, el porcentaje de jueces egresados…para qué seguir. En resumen; tras el loable primer principio, el segundo principio enuncia que será biológica toda diferencia que favorezca a la mujer y ambiental toda aquella que la perjudique. El hombre debe de trabajar conjuntamente para que se normalice como biológica su inferioridad. Nada menos.
        Como bien sabrá, el número de afiliados chicos a partidos políticos es mayor que el de chicas. En mi partido, por ejemplo, el PSOE, si se cumpliera la ratio igual número en afiliación que en listas y en parlamentarios (ha logrado, recalcan las crónicas, que un 45,56% de mujeres entren en el congreso) la mujer estaría sobrerrepresentada, y no haría falta hacer un drama, como se hace, de la ausencia de paridad estricta, por una simple cuestión de números. Pero subyace la idea de que la infrarrepresentación en afiliación es social, y debe ser removida. Como todas las que perjudican a las féminas.
        Raul—————————-¿Cuándo dará por conseguido su objetivo? Si se iguala el número de consejeras del Ibex, por ejemplo, pero no el número de universitarios, custodias, morbimortalidad laboral, o el relativo déficit sexual, verbi gratia,…¿se darán por satisfechas?
        El Marsupio——————Como bien sabrás, el número de universitarias chicas es mayor que el de chicos, si se cumpliera el ratio igual número en universidad que en Consejos Administración, no haría falta romper ningún techo de cristal y ocuparían más puestos de alta dirección y consejos de administración por una simple cuestión de números. Pero no es así. Es mucho más complejo y abarca muchas disciplinas que hay que revisar y cambiar.
        Raul——————————Como bien sabrá, el número de universitarios chicos en el área de ingeniería es mayor que el de chicas. Como sin duda también conoce, llevan años implementándose políticas públicas para favorecer que las mujeres accedan en mayor número a ellas, en el convencimiento de que se debe a que determinados estereotipos de cristal siguen estando presentes, como explicaba la directora general del Instituto de la Mujer, Rosa Peris, en la entrevista publicada el 27/11/2008 en Educaweb. ¿Por qué el número de universitarias chicas mayor que el de chicos debiera servir de referencia? ¿Quizá porque tienen unas cualidades óptimas, son más eficientes, más intuitivas, constantes, dialogantes, facilitadoras de la comunicación y la participación, más organizadas y menos arriesgadas que los hombres, además de mejores administradoras, como señalaba dicha directora general del Instituto de la Mujer para el grupo Blc Publicado el 31 mayo del 2006? Igualmente, afrontan con más empuje e ilusión el riesgo, apostillaba ¿Puede imaginar algún ejemplo más palmario en contra de lo que ella misma dice y de la lamentable deriva del feminismo?
        Que la ratio universitaria en Consejos Administración no se cumpla no se debe a ningún absurdo económico como el mítico techo de cristal que haga falta romper. ¿No resulta extraño que cuando se habla de nombrar administradores de su dinero los “miserables” capitalistas se conviertan en estúpidos, capaces de no elegir a una mujer sólo por sus prejuicios machistas, incluso aunque esto perjudique a su cuenta de pérdidas y ganancias? ¿Por qué las emprendedoras supra humanas no desplazan, por una simple cuestión de números y de selección competitiva, a los emprendedores infra humanos? La edad media en esos consejos de administración es de 59 años; estas personas comenzaron sus estudios universitarios a mediados de la década de los 70. Una de las explicaciones es histórica, por una simple cuestión de números. No haría falta inventar ningún techo de cristal y ocuparían más puestos de alta dirección y consejos de administración si las mujeres se comportaran de forma diferente al elegir carrera y en el mercado laboral, por una simple cuestión de números. Pero no es así. Es mucho más complejo y abarca muchas disciplinas que quizá convendría revisar y cambiar, pero no de forma maniquea como hace la mayor parte del movimiento que se hace llamar feminista. Según una encuesta publicada por El País el 8 de marzo de 2013, a la pregunta de si aceptarían un puesto de más responsabilidad y más sueldo a cambio de más horas de trabajo, un 67% de los hombres decía que sí, por sólo un 58% de las mujeres…simple cuestión de números.

      • Raul dice:

        El Marsupio———————-En mi opinión, las custodias han de ser compartidas, pero siempre con matices que habrán de ser estudiados por las personas competentes. Caso por caso.
        Raul——————————–En mi opinión también, las custodias han de ser compartidas, pero el diablo del hembrismo suele estar en los detalles. ¿El matiz no será la necesidad de acuerdo viciado por la posibilidad de la mujer de enrocarse en una custodia no compartida? Los cerdos de Rebelión en la granja de Orwell establecen como séptimo mandamiento que todos los animales son iguales. Pero, para justificar sus medidas y actos, todos los mandamientos son convenientemente modificados, quedando este séptimo como “todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros”. El feminismo que profesé argüía que el desequilibrio representativo en cualquier tribunal sesgaba la valoración. Tras derivar en hembrismo, no ve inconveniente alguno en los juzgados de violencia de género. Entre esas afanadas personas competentes que habrán de estudiar caso por caso habrá paridad y ausencia de presión ideológica ¿verdad?

        El Marsupio————————¿La morbimortalidad laboral? Te refieres a que los hombres, por una compleja cuestión hormonal como es el aumento de testosterona, se vuelven más agresivos y por tanto más inconscientes y no valoran el peligro como las mujeres? Es biología, no es que lo diga por decir…
        Raul———————————–¿El aumento de la testosterona? ¿Seguro Laila que nada tiene que ver la denostada por el feminismo división sexual del trabajo que asigna al sexo masculino la inmensa mayoría de las considerados por la OIT y el departamento de trabajo USA como ocupaciones de alto riesgo (área de la seguridad: policías, patrulleros, detectives, bomberos, rescatistas, guardias de seguridad, militares/Pescadores y relacionados con la industria pesquera/Mineros y relacionados/Trabajadores forestales/Construcción…)? ¿No podría ser que los hombres fueran socialmente alentados para minimizar sus riesgos afrontando de forma inconsciente sus miedos razonables ante peligros ciertos? De nuevo la ley del embudo feminista: si los hombres tienen iniciativa y confianza para tomar riesgos disfrutan de un privilegio, si asumen riesgos exagerados la culpa es suya. Y lo diametralmente opuesto para la mujer. ¿Por qué no te refieres a que, por una compleja cuestión hormonal, como es el aumento de testosterona, se vuelven más agresivos y por tanto más valientes, superando sus miedos sin sobrevalorar el peligro como las mujeres, siendo más pro-activos, teniendo más iniciativa y la confianza necesaria para tomar buenas decisiones, lo que contribuye a su éxito liderando organizaciones? No es biología, es ideología, aunque no lo diga por decir sino por defender una narrativa que le es favorable para reducir su disonancia cognitiva…

        Por otra parte, ¿ha SheagainstHe defendido la imputabilidad relativa del hombre desencadenamiento por la testosterona de un estado emocional difícilmente incontrolable?

      • Raul dice:

        El Marsupio————————————-El déficit sexual es algo que también se está trabajando porque como sabrás, aquellas que han disfrutado de su sexualidad se las ha estigmatizado e incluso asesinado por ello y lo más bonito que nos dicen es: puta, zorra y demás sandeces. Sí, hay que empoderar a las mujeres en temas de sexo pero también a vosotros no abusando, violando y agrediendo cuando simplemente os decimos alto y claro: NO, NO VOY A FOLLAR CONTIGO
        Raul————————————————El déficit sexual es algo que, como sabrá, tampoco se está trabajando. Lo que también se está trabajando es el blindaje del superávit sexual femenino. Porque como sabrá, a aquellos que han pretendido disfrutar de su sexualidad de forma controlada, liberarse de la obligación de estar siempre dispuestos, curarse de la satiriasis inoculada culturalmente, aprendido que su falta de promiscuidad sexual no es un signo del que avergonzarse y desintoxicarse de la dependencia introducida en su identidad por la sociedad, se les ha estigmatizado e incluso asesinado por ello y lo más bonito que les han dicho es palomo cojo, poco hombres, maricones, “micropénicos” y demás sandeces. La sociedad se ha esforzado más en exacerbar el deseo masculino que en condenar el de la mujer. Ha puesto al hombre a sus pies haciendo depender su autoestima de la concesión femenina de su orgasmo, e incluso de su mera compañía. Lo prueba el hecho de que algunas fingen tenerlo para no herir a su compañero.
        No, para luchar contra el abuso y la violación, además de medidas punitivas, hay que des-empoderar a las mujeres en temas de sexo y empoderar a los hombres a través de la educación. La nada sospechosa de antifeminista Coral Herrera Gómez afirma que el miedo de los hombres a la potencia arrasadora de la sexualidad femenina ha sido uno de los grandes motivos para encerrar a las mujeres en el ámbito doméstico. Análogamente, liberar al hombre de ese miedo des-empoderando la sexualidad femenina, lo que implica necesariamente reducir su capacidad de influjo, sería un gran avance para la citada lucha. Cuando los hombres simplemente puedan decir con orgullo, alto y claro, que no, no les importa un pimiento más que a ellas que no vayan a follar junto con ellos, una parte del problema estará en vías de mejora. Pero la mujer prefiere como única solución la desregulación del uso de su poder y su protección, porque cuando el déficit sexual se eliminara no podría disponer sobre las propuestas del varón. Por eso cuando un hombre no está interesado en el sexo, es mucho más probable que una mujer lo tome como un insulto., como señala el Dr. Walter Ghedin

      • Raul dice:

        El Marsupio———————————————HEforShe dará por conseguido su objetivo cuando las mujeres no cobren menos que los hombres por el mismo trabajo
        Raul———————————————————¿A cuántas empresas ha denunciado por ello? ¿Ha cobrado usted ya los 6.000 euros que ofrecen desde hace muchos años algunas asociaciones de padres y madres separados de España a quien o quienes demuestren que las mujeres son discriminadas salarialmente por el simple hecho de serlo? ¿Estaría dispuesta a realizar una demostración práctica en mi ambiente laboral? ¿Sabe usted qué porcentaje encontró la inspección de trabajo en 2013? ¿Sabe usted el desglose de los datos para ajustarlos según franja de edad? En 2009 el Ministerio nada igualitario de Igualdad (Igualdá) de Bibiana Aído realizó 46.239 inspecciones en 241 empresas para comprobar si los trabajadores españoles sufrían algún tipo de discriminación. Pues bien, sólo encontró 590 supuestos casos (un 1,28%), y en 245 la discriminación la padecían… ¡hombres! De acuerdo con la Muestra Continua de Vidas Laborales, que cruza datos de la Seguridad Social y Hacienda, vemos que los hombres completan anualmente unas 2.334 horas de trabajo frente a las 1.889 de las mujeres, un diferencial del 23,6% ¿Conoce usted la legislación vigente respecto a la remuneración de las horas extraordinarias? ¿No fue capaz de hacérselo entender ni Ana Pastor? La brecha salarial es una falacia. Como máximo podría hablarse de brecha laboral, debida fundamentalmente a decisiones de las propias mujeres. Según un informe del Censo norteamericano, las mujeres solteras de entre 22 y 30 años ganan un 8% más que los hombres solteros de la misma edad. Al mismo tiempo, un estudio del año 2005 mostraba que también las mujeres solteras de entre 35 y 43 años ganaban algo más que sus colegas masculinos. Perdone que insista, pero mi opción vuelve a mostrarse como modélica, ¿no?

        El Marsupio——————————-Cuando las niñas puedan ir al colegio a pesar de ser niñas y no se las mate por ello.
        Cuando las niñas no sean sometidas a castraciones porque así “no son libertinas”
        Raul——————————————-Ejemplos usualmente traídos a colación para subrepticiamente asimilar en alguna medida situaciones de la mujer que nada tienen que ver y legitimar en Occidente una actitud desmesuradamente reivindicativa creando una paranoica sensación ambiental de opresión “por papeles”, recordando la teoría del shock. Olvidando además dolosamente realidades como que en muchas de las poblaciones aludidas el rol masculino incluye peligrosos ritos de iniciación y la mayoría de niños soldado o esclavos mineros porque “los hombres no lloran”
        Y pasando de soslayo que los chicos deberían tener derecho en occidente a no dejar de ir a un colegio que por inadaptación a ellos los termina expulsando. Pero esto no provoca zozobra sino orgullo mal disimulado al HeforShe.

      • Raul dice:

        El Marsupio————————————–Cuando las mujeres no sean consideradas ciudadanos de segunda
        Raul————————————————Los hombres son los verdaderos ciudadanos de segunda en nuestras sociedades
        El Marsupio————————————–Cuando a las mujeres las entidades bancarias les concedan créditos en misma igualdad que a los hombres
        Raul————————————————-Las entidades bancarias conceden a las mujeres créditos en igualdad con los hombres. A los hombres, en cambio, no le ayuda a conseguir financiación en igualdad con las mujeres el programa de apoyo empresarial de la Cámara de comercio de España. O no le conceden microcréditos para emprender en condiciones igualmente ventajosas ni ENISA, ni IPYME ni Secretaria de Igualdad. Y así la intemerata.

        El Marsupio————————————Cuando a las mujeres no se nos obligue a llevar el peso de la familia solas
        Raul————————————————A las mujeres no se les obliga a llevar solas el peso de familia alguna. El peso familiar de la obligación de llevar el dinero a casa ha recaído en el hombre tradicionalmente. Y con mucha frecuencia se les obliga a seguir llevándolo solos, sin disfrutar de familia que valga.

        El Marsupio————————————Cuando a las mujeres no se les pongan trabas por ser mujer
        Raul———————————————–A las mujeres no se les ponen más trabas por ser mujer que al hombre por no serlo, aunque algunos planteamientos que rozan la paranoia de persecución así lo repitan mil veces.
        El Marsupio————————————-Cuando a las mujeres no se las asalte sexualmente o asesine por ir de viaje solas
        Raul————————————————-A las mujeres no se las asalta sexualmente o asesina por ir de viaje solas. A nivel mundial el 79% de las víctimas de homicidio son hombres. La mayor propensión masculina se extiende a sufrir alguno de los delitos más graves, por ejemplo, el asalto agravado (dos veces más) El asalto sexual es una excepción debido a su mayor capital erótico (generalmente se asalta a quién tiene algo que se desea) y menor fuerza física. Generalmente también se paga a quién tiene algo que se desea La diferencia entre la modelo mejor pagada, Gisele Bundchen, y el mejor pagado en el sector masculino, Sean O’Pry, es abismal. Ella gana 30 veces más que él, entre otras cosas sólo por ir de viaje sola.
        El Marsupio————————————-Cuando a las mujeres no se las someta por ser mujeres
        Raul————————————————En Occidente a las mujeres no se las somete por ser mujeres más que a los hombres por ser hombres
        El Marsupio————————————–Cuando a las mujeres se las vea como iguales y no como esclavas
        Raul————————————————-A las mujeres se las ve ahora como superiores “incriticables” que los hombres deben servir como esclavos
        ¿Cuándo la edad de jubilación del hombre no sea superior a pesar de su menor esperanza de vida?
        ¿Cuándo las políticas públicas para padres solteros no brillen por su ausencia?
        ¿Cuándo no se discrimine rechazándolos a refugiados por ser hombres sin familia?
        ¿Cuándo la violación de los presos varones no sea aceptada socialmente como parte de su condena?
        ¿Cuándo el 80% de los sin techo no sean hombres?
        ¿Cuándo el índice de suicidios entre los hombres divorciados no sea ocho veces superior al de las mujeres divorciadas?
        El Marsupio—————————————-Y un largo etcétera al que te invito, una vez más, a que te unas. Pero una pregunta… ¿qué estás haciendo tú para que realmente las mujeres y los hombres seamos iguales?
        Raul—————————————————Y un largo etcétera al que te invito, una vez más, a que te unas. Pero una pregunta… ¿qué está haciendo usted para que realmente los hombres y las mujeres seamos iguales?

  3. Gracias a ambos por el debate, refleja posturas de esas que se debaten con café o cerveza en las mesas del día a día…
    Creo sinceramente que mientras se siga entendiendo cualquier postura igualitaria como un rasero a la baja, habremos fracasado en toda oportunidad de cambio y mejora.
    Cuando pido igualdad no pido que se reduzcan los objetivos de la persona que los está disfrutando, simplemente pido tener las mismas oportunidades de disfrutarlos independientemente de mi condición sexual. Pido tener las mismas oportunidades de disfrutar de mi familia o de progresar en el ámbito familiar, pero que no se me sobrentienda mi decisión por el hecho de ser hombre o mujer. Pido que mi opinión pueda ser escuchada allí donde se toman decisiones que nos afectan a todos, y es más, pido, si por talento lo merezco, poder participar de esas decisiones.
    La igualdad de oportunidades sólo debería de preocupar a aquella parte que tiene miedo de no estar a la altura de las circunstancias para disfrutar de esa oportunidad, si hubiese competencia.
    Ojalá algún día seamos capaces de mirarnos por lo que somos capaces de aportar y no por aquello que tenemos y no queremos perder, o aquello que anhelamos conseguir. El día en el que perdamos el miedo a no llegar o a ser injustamente desplazados, el día en el que todos estemos convencidos de que sólo cuenta el talento, independientemente del género, estaremos en condiciones de creer en los beneficios de la diversidad de opiniones. Hasta entonces, estaremos más preocupados de no perder o de ganar una cuota de poder, que de enriquecer los proyectos.
    Gracias Laila, por hacer de esta, tú casa, la mesa de sobremesa en la que poder compartir y debatir opiniones.

    • elmarsupio dice:

      Hola Patricia y gracias por pasarte.
      Sigue siendo muy triste que no se vea la igualdad como un gano-ganas si no como un pierdo-ganas o gano-pierdes y que tan bien explicó Covey en su libro los 7 hábitos.
      No quiero ganar a costa de los hombres pero no me voy a dejar ganar por culpa de ello. Hay que marcar el límite para saber hasta dónde tenemos que seguir trabajando. Sociedad, gobiernos, empresas.. todos tienen que trabajar juntos para ser más efectivos como sociedad, más óptimos en nuestra actividad económnica y más flexibles con nuestros congéneres,sean éstos de donde sea y comulguen la religión que quieran y amen a quien quieran amar.
      El “yo tengo pero tú me lo quitas” es una lucha banal, pero como mi espíritu es marsupial y me caracterizo por no callarme, siempre daré un puño en la mesa cuando sea necesario, cuando entienda que hay que quitar las anteojeras al caballo para que pueda ver con claridad hacia dónde se dirige.
      Gracias por pasarte y por tu comentario, un placer tenerte en esta casa.
      besos.

    • Raul dice:

      Gracias a usted, Patricia, por lo que me toca y por su aportación.
      La sigo con la suficiente asiduidad como para saber que nuestras posturas están muy alejadas. Sin embargo, ¿cómo no estar de acuerdo, en líneas generales, con la literalidad de su desiderátum en este hilo? El disenso comienza al aumentar la concreción.
      ¿Que no se me sobrentienda mi decisión por el hecho de ser hombre o mujer? ¿Y su intención en una ley?
      ¿Pide tener las mismas oportunidades de progresar estudiando una ingeniería, por ejemplo? ¿Las tiene? ¿Y un hombre medicina?
      ¿Educando en el ámbito familiar se toman decisiones que nos afectan a todos? ¿Es la custodia una forma de participación?
      ¿De qué depende que alguien no esté a la altura de las circunstancias para disfrutar de la oportunidad de la igualdad de oportunidades? ¿No es la disparidad sustancial de resultados entre grupos con capacidades semejantes e igualdad formal de oportunidades síntoma de barrera de cristal?
      Me uno a las Gracias a Laila, por hacer de esta, tú casa, la mesa de sobremesa en la que poder compartir y debatir opiniones.

    • Raul dice:

      Es triste, pero para auto ayudarse se ve a menudo el manoseo del concepto igualdad como legitimación de ganar y-seguir ganando No quiero ganar a costa de las mujeres, pero no me voy a dejar ganar por culpa de ello. Hay que marcar el límite para saber los excesos cometidos. Sociedad, gobiernos, empresas, universidades, familias, jueces… todos tienen que trabajar juntos para ser más efectivos como sociedad, más óptimos en nuestra actividad económica y más flexibles y protectores con mis congéneres, sean éstos de donde sean, comulguen la religión que quieran y amen a quien quieran amar. El “yo no tengo porque tú me lo quitas” es una anteojera con ínfulas de ampliadora de campo que dirige hacia una lucha banal que animaliza al adversario, que no enemigo, ideológico. Pero, como mi espíritu no es arredrado, jamás cederé frente a su puñetazo en la mesa para alumbrarnos el camino que entiende unilateralmente necesario.

  4. […] las actividades para reivindicar esta palabra en su acepción más certera han ido creciendo-como He for She-, hoy vamos a reflejar un artículo que leí hace tiempo en la Cosmo […]