Inspirada

Debería escribir un post sobre la cata de cervezas y espirituosos que realicé la semana pasada en la Unión Espñaola de Catadores. No sabría por donde empezar, la verdad. Mi incultura grastronómica es enorme por lo que estoy comprobando en estas últimas semanas y mi memoria olfativa, necesaria para distinguir los matices de las bebidas a catar, mínima.

Toda esta falta de bagaje me inspira. En hacer que la maquinaria que me permitirá distinguir sabores y olores se ponga en marcha una vez fuera de las instalaciones de la UEC. Me propongo desarrollar más mi olfato, adiestrar a mis papilas gustativas y definir algo más que amargo, dulce o salado. Me siento inspirada.

Ah, y es falso el mito de que te emborrachas catando alcohol. Ni siquiera te chispas un poco.

Comments are closed.