La catedral del tapeo

parlamento

Tengo un amigo de los de toda la vida. Coincidimos en el Colegio San José de Espinardo, Murcia. Luego, la vida nos volvió a juntar en el instituto público Alfonso X el Sabio y formamos equipo, junto con otros, durante los años de BUP.

Cuando empezábamos a salir los sábados, muchas veces íbamos al bar del padre de Rubiales, el Parlamento. Allí tomé mi primera manzanilla (y no la infusión) y reíamos y nos lo pasábamos bien antes de irnos de bares.. la adolescencia, ya sabéis.

Luego llegaron los años de universidad y yo me fui a la otra punta: Bilbao. Hice nuevos amigos, viví nuevas experiencias y comencé a formarme como adulta. Pero siempre recordaba esos años de instituto y lo bien que lo pasábamos.

Hace un par de años volvimos a encontrarnos. Fue gracias a Facebook y vi que había prosperado. Se había hecho con el negocio familiar, ese pequeño bar llamado Parlamento Andaluz, y le había dado una vuelta de tuerca. Maridaba cervezas con ibéricos, con lomos de atún con pimientos. Paté de campaña con brie. Y le iba bien.

Tanto que se ha convertido en franquiciador. El Parlamento, la catedral del tapeo, se ha convertido en un negocio más allá de las fronteras del Reino murciano. Hace un par de semanas, mi amigo Rubiales tuvo a bien invitarme a la apertura de un nuevo local en la capital. Concretamente en la Plaza Mayor, número 2. Y pude ver hacia dónde iba. Cuáles eran sus metas.  Y me gustó.

Es una franquicia, pero demuestra su carácter aventurero. Y más cuando me cuenta que sus intenciones son expandirse de manera internacional.

Señoras y señores, así nacen las leyendas. Como Inditex. Se empieza por lo local y se termina en el mundo entero. Y puedo decir, con orgullo, que estudiamos juntos, que vivimos juntos los años de adolescencia, y que, pese han que han pasado muuuuuchos años, volver a verle es sentir que no ha pasado el tiempo y tenemos la misma complicidad.

Me alegra ver que tiene sueños, que lucha por ellos y que innova, y todo del pequeño negocio familiar que vimos crecer en los 90. El Parlamento Andaluz.

Espero vivir muchas más aperturas, y que me sigas invitando.

Larga vida al Parlamento, larga vida a ti, amigo.

Comments are closed.