La Roja

alhambra

Henri-Marie Beyle ya lo dijo:

“Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme”.

En su acepción médica según Wikipedia es así:

Síndrome de Stendhal: es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión , temblor, palpitaciones, depresiones e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte, especialmente cuando éstas son particularmente bellas o están expuestas en gran número en un mismo lugar.

Pero yo me quedo con esta:

Reacción romántica ante la acumulación de belleza y la exuberancia del goce artístico

 

En otras palabras #Menamorao. No había sido consciente de la belleza de semejante obra humana. Me había quedado otras veces sin respiración al contemplar a la naturaleza en su esplendor más absoluto pero siempre que visitaba obras realizadas por la mano del hombre siempre le faltaba algo. Muy bonito, qué chulada pero poco más….

Ese misterio que te  une a  un lugar y a una historia que hasta ese momento sentías lejana. Historia no vivida. Ya no más. Ya la siento mía. Mirar hacia arriba y encontrártela a ella. Pasear por el mismo suelo que ilustres personajes lo hicieran antes. Contemplar las mismas montañas, los mismos ríos…

Mirarla a los ojos y perder toda la capacidad de raciocinio. Sólo sentir. Sentir que es tu lugar y que quieres volver a verla y tocarla (aunque esté prohibido o a pesar de ello)

Volver a verla. Volver a Granada. Volver a La Alhambra. Volver

4 Comments

  1. caelete dice:

    Yo estuve hace 9 años, sufriendo las callejuelas de Granada con un carrito de bebé.
    Prometí volver, con más tranquilidad y fotografiar una puesta de sol.
    Lo cumpliré.

    Una de las maravillas que nunca te cansas de contemplar.

    Gracias por recordármela.

    Besotes.

  2. Javier Macías dice:

    Mágica, incomparable, misteriosa… ¿La habéis visto por la noche? Si tenéis ocasión de hacer la visita nocturna no os lo perdáis.