Mentes Criminales

Un ultraderechista que se lía a tiros y masacra a unos jóvenes que estaban de campamento. Un ‘grillao’ que escribe un manifiesto emulando el Mein kampf del sin nombre. Un energúmeno que se cree que está por encima del bien y que tiene planeado tres revoluciones (no una, ni dos, sino tres) para cambiar Europa.  Y en las fotos sale sonriendo. Esto se parece cada vez más a los preludios de la II Guerra Mundial.

Y no es que nos vayamos todos a atacarnos unos contra otros pues afortunadamente esa etapa se ha pasado, pero no  me digáis que es ver la cara de este ser y pensar que estamos viviendo un capítulo de Mentes Criminales. Sin ser experta en conducta criminal, he visto suficientes series para decir que este tipo tiene un serio complejo de Narcisista psicopático sádico. Y no  me aventuro a decir nada más por si, por un casual, hay por aquí algún criminólogo o psiquiatra especialista en este tipo de infraseres.

 

Leo los periódicos y no acabo de comprender qué ‘cohone’ está pasando.  Primero leo que Camps está súper afligido porque le han obligado a dimitir. Se sacrifica por el partido, como si eso realmente importara un carajo. Luego viene el bestia este y acaba con la vida de más de 80 personas que estaban en un campamento del partido laborista. Por el bien del mundo. Que vienen los moros y  nos van a obligar a mirar a la Meca. Por más que busco, no encuentro diferencias entre este tipo de fundamentalismo y otros. Porque no nos engañemos, cuando se habla de fundamentalismo a todos se nos viene a la cabeza el burka y el Corán, pero no se habla nunca de los que se creen arios. Como este tipejo noruego.  Luego, algunos medios intentan establecer una relación entre su locura y una foto que aparece como masón. También aparece como militar y no establecen ningún tipo de relación. ¿Hacia dónde van los medios? ¿Qué tipo de conspiración quieren establecer en la mente de los ciudadanos? No lo sé.

 

Un mundo al borde del colapso económico (igual que a final de los años 20 y que propició el alzamiento de los partidos ultraderechistas) unas altas tasas de desempleo (igual que en los años 30) gobernantes que han perdido el norte y  sólo saben poner parches. Un chiflado que escribe un manifiesto con el que establecer un sistema dictatorial, con moralinas absurdas y desfasadas, y peligrosamente parecido al sistema nazi. 

 

 

Y para colmo va y se muere Amy Winehouse. Mierda de puente.

Comments are closed.