Mudanza

Dicen que las mudanzas son uno de los procesos que más estrés causa al hombre junto con la pérdida de un ser querido y la del trabajo. Yo no voy a ser menos que los demás  y puedo decir que las odio con toda mi alma.

Llevo unas cuantas semanas mirando casas y aunque soy una firme defensora del alquiler, hay que mirar por si hay un chollazo en forma de compra. Sin embargo, pese a que dicen en las noticias que los precios están bajando muchísimo,  yo no encuentro ningún chollo. Es más, veo casas y me pregunto cómo pueden estar pidiendo esos precios con la que está cayendo. El concepto del españolito de comprar  y vender a más precio aún está muy arraigado y  pasa lo que pasa. Que hay un parqué inmenso y no sale a ningún lado, eso sin contar con la falta de crédito por parte de esos bancos, esos mismos que tenemos que salvar los españolitos por la pésima gestión de sus dirigentes.

Lo que encuentro medianamente asequible está como a 45 km de Madrid y, aunque la distancia no me echa para atrás, sí que me quita las ganas los accesos a la capital del reino en hora punta. Son un caos. Y un trayecto que se puede hacer en media hora se convierte en una, y con suerte.

 

Tengo un sueño. Construir una casa ecoeficiente con terrenito suficiente como para tener mi huertecillo. Pero en Madrid eso es impensable, así que seguiré mi búsqueda de un hogar nuevo.

Comments are closed.