Periodismo

image

A lo largo de mi “corta”  vida profesional he aguantado de todo. Tuve jefes que querían que escandalizase a la población para “darle vida a agosto que está muerto” y que supuso mi primera y única acogida a la Cláusula de conciencia. He tenido que informar sobre temas que no eran, para nada informativos, pero que había que “rellenar hueco”…

En todas y cada una de esas ocasiones he puesto una pequeña muesca en el recuerdo para que no se me olvidara. Para que pudiera recordar lo que, para mi, es periodismo.
Por todos es sabido que el periodismo en nuestro país está en sus peores momentos. Ser periodista aquí no es una profesión con buena reputación. De eso se han encargado las mierdas de programas que han inundado la parrilla televisiva durante años y el partidismo ideológico de todos y cada uno de los medios de comunicación.
Reconozco que yo apenas he ejercido como periodista y me he encaminado más al entretenimiento. Informaciones que son importantes pero no necesarias para vivir.
No todos los periodistas licenciados se atreven a decir esto. Muchos creen que por escribir en un diario, hablar en una radio o hacer una tertulia en la tele ya son periodistas. Para mi, no lo son.
Somos entretenedores de la gente. Les damos lo que quieren y de la mejor manera posible. Dicho esto, y a sabiendas de que hago lo que hago, siempre he tenido muy claro lo que es noticia y lo que no. Ya te lo enseñan en primero de carrera: que un perro muerda a un hombre, no es noticia. Que el hombre muerda al perro, sí lo es.

Por eso no hago previas de eventos, conferencias, charlas, congresos… Puesto que no me dicen nada de lo que ocurre si no que me cuentan lo que está preparado y cuales son los objetivos. Para mi eso no sirve de nada. Lo importante es saber qué ocurre en esos foros.
Cuáles son las consecuencias y resultados de los encuentros. Qué ha sucedido en tal o cual charla… Eso sí puede llegar a ser noticia (y no siempre) y no que se va a celebrar no sé qué foro en no sé dónde…
Pero en la gran mayoría de las veces, confunden noticia o hecho noticiable con propaganda y ese punto, me pone mala.

Explicaré una cosa: no te atrevas, JAMÁS,  a decirme cómo tengo que hacer mi trabajo para tú beneficio. No te atrevas, JAMÁS, a decirme qué es noticia y qué no, porque de primeras no publico nada. Y me quedo tan ancha.

Y me da exactamente igual que otros medios de comunicación, más “importantes” publiquen la noticia en su edición digital en fin de semana. Eso se llama rellenar hueco, además de que, para mi, los grupos tradicionales han dejado de hacer periodismo hace muchos años.

Puede que sea una romántica. Que crea que el periodismo aún tiene una oportunidad en nuestro país, y mientras me queden esperanzas, y a pesar de que soy entretenedora y no periodista, seguiré determinando qué es noticia y qué no lo es.

Pese a que esto me pueda costar un alto precio profesional

Comments are closed.