Pero qué bello es vivir

Este es un post sin pretensiones. Hablaré de cáncer. Asusta sólo con leer la palabra maldita. Es difícil para alguien que no ha tenido esta enfermedad tener la osadía de hacerlo, pero por una u otra he estado cerca de parientes con cáncer y siempre me ha asombrado cómo vivían.

No sé si lo he dicho pero las series de médicos, enfermedades y demás me gustan. Será por aquello de que si se me hubieran dado bien las ciencias y no las letras, sería a estas alturas médico o enfermera.  Ahora estoy enfrascada en TheBig C, una serie americana protagonizada por la gran Laura Linney . Su personaje tiene un cáncer terminal (melanoma) y decide enfocar lo que le queda de vida con un optimismo y vitalidad que sólo lo pueden experimentar personas que padecen una enfermedad terminal.   No estoy destripando nada, tranquilos.

La protagonista decide aprovechar con su familia y amigos lo que la vida le ofrece mientras pueda y para ello evita decir a sus allegados que tiene cáncer. No quieren que la traten como una enferma ni quiere que la compadezcan, y empieza a actuar de manera extraña para su familia. Hete aquí lo bueno.

Siguiendo la senda del optimismo, me han hablado del libro de Albert Espinosa ‘Si tú me dices ven lo dejo todo….pero dime ven’ y autor del maravilloso guión ‘Planta 4º’.  Espinosa ha sufrido tres cánceres, tiene tres heridas de guerra que representan sus ganas por vivir y cómo esta enfermedad puede hacer cambiar tu vida.

Podría terminar este post diciendo que hay que ser positivo, hay que aprovechar la vida cuando te han detectado una enfermedad de este tipo. Pero en verdad lo que quiero es hacer decir que no tenemos que esperar a tener una enfermedad para darnos cuenta de todo lo que nos rodea. Intentemos abrir los ojos. Aunque cueste. Como George Bailey.

Comments are closed.