Reencuentro

laila-pre-vacaciones

Cuando eres más joven, con adolescencia y veintena, una se cree que tiene todo el tiempo del mundo. Que todo es infinito y que no hay nada mejor que la juventud.
Sin embargo,  a veces ocurre que el destino, el azar, la casualidad, llamadlo como queráis, hace que esos momentos de juventud vuelvan a tu vida.
Una búsqueda en Google y no sentir vergüenza son elementos imprescindibles para darte cuenta de que los años pasan, que vas viviendo y los más honestos, evolucionan como seres humanos.
Esto me lleva pasando una temporada. Me voy reencontrado con gente de mi pasado, que significó lo suficiente como para acordarme de ellos. Y me siento bien.
Me gusta reencontrarme con mi pasado. Porque me permite darme cuenta de hacia dónde ha ido mi vida. Y me congratula.
He vivido como mejor he creído y he evolucionado. Y me gusta ver en la persona en la que me estoy convirtiendo. Cuando muera creo que podré decir aquello de “I did it my way”

Comments are closed.