Si lo que quieres es vivir 100 años…

Ya lo decía Joaquín Sabina en su canción. “Si lo que quieres es vivir 100 años, haz músculos de 5 a 6”. Y no le falta razón alguna. Los últimos estudios publicados en la revista Science, relacionan la longevidad con el ejercicio y la restricción calórica, lo que pone en marcha genes silentes que se encuentran en la región cromosómica 4 que a su vez están directamente relacionados con la longevidad. Existe un gen responsable de la longevidad de los 500 que contiene este cromosoma.

En el Seminario para Periodistas que tuvo lugar en Sevilla el 13 de mayo, el Dr. José Sabán, Jefe de la Unidad de Patología Endotelial del Hospital Ramón y Cajal lo dejó bien claro. ‘ la batería antioxidante es el secreto de la longevidad’ o lo que es lo mismo, hacer ejercicio permite aumentar la flexibilidad articular y la restricción calórica pone en marcha la enzima sirtuina, que son antioxidantes del DNA y antievejecimiento. Además, Sabán, se basaba en estudios recientes que demuestran que la longitud de los telómeros determina la oxidación celular. A mayor longitud, mayor longevidad.

Pero no habría que quedarse sólo con este aspecto epigenético. Para evitar el estrés oxidativo celular no hay que meterse en laboratorios. Basta con ingerir diariamente frutas y verduras que son ricas en antioxidantes, pero sobre todo desde la infancia que es el momento en el que los niños adquieren sus hábitos alimenticios. Siempre hemos oídos que los vegetales son buenos pero ahora se sabe que hay que consumirlos en su totalidad. Los estudios epidemiológicos no observan mejora con la ingesta de dosis farmacológicas, sino consumidos como dieta usual.

Y luego viene la piel. ¿Quién no recuerda a la vecina de Mary en ‘Algo pasa con Mary’? ¿esa señora que tenía la piel ennegrecida por el sol y con signos evidentes de envejecimiento?. Aquí es donde nos encontramos con una pequeña duda. Si el sol es bueno para sintentizar el calcio, ¿por qué es malo para la piel?. La respuesta es fácil. Rayos Ultravioleta. Son los causantes del envejecimiento celular porque libera los radicales libres de las células. Para ello, según contó el doctor Pedro Jaén, Jefe de Servicio de Dermtología del Hospital Ramón y Cajal, ‘ es necesario proteger la piel con cremas fotoprotectoras, además de ingerir alimentos ricos en Vitaminas C, E y provitamina A evitan la enfermedad de la piel’.

 

Si a estas alturas del post no te apetece comer frutas y verduras como un condenado espera, hay más.

Los compuestos fenólicos tienen un altísimo poder antioxidante y entre ellos, el grupo de los flavonoides es el que más abunda en los alimentos. El efecto protector de estos compuestos se manifiesta con un menor estrés oxidativo, o lo que es lo mismo, menor envejecimiento cutáneo y celular. De entre los alimentos que tienen estos compuestos fenólicos están las frutas de colores. A mayor colorido mayor poder antioxidante. Arándanos, moras, frambuesas, manzanas, ciruelas… y en el campo de los vegetales tenemos a la cebolla roja, las espinacas, el brócoli, el ajo…esto es sólo una muestra de lo que tenemos en nuestros mercados y no sabemos aprovechar. Para el Dr. Francisco Tinahones, Jefe de Endocrinología del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, ‘La dieta mediterránea está compuesta en gran parte por estos productos, por tanto podríamos decir que es una dieta saludable’.

Ahora, si lo que quieres es vivir 100 años, ¡antioxídate!

2 Comments

  1. Mercè Bonjorn dice:

    Recuerdo de pequeña ir al frutero o a la nevera a coger la fruta, lavarla en el frigo y comérmela a bocados #umm grandes sensaciones, grandes hábitos y grandes beneficios a largo plazo. Como buena ilerdense, si no hay fruta y verduras en casa! no hay comida!

    Pero Laila! que mal suena: voy a antioxídarme! jajaja prefiero decir: voy a moder una manzana ;-D

    • elmarsupio dice:

      Ayer mismo me acordaba de que cuando era pequeña y me apetecía comer iba a la nevera y arrasaba con zanahorias y frutas variadas. Eso suplantaba mi escasa ingesta de vegetales que los odiaba a muerte y ahora los adoro!!
      Está claro que nuestras madres nos alimentaron correctamente! y sí que suena mal antioxídate, pero igual así, recurriendo a la imagen de un clavo oxidado y destrozado por el tiempo nos ponemos las pilas y empezamos a recuperar la dieta mediterránea.
      Gracias por tu aportación!!!