Vicealmirante Sanjurjo: “Es un paso irreversible si permitimos que un robot tome decisiones de vida o muerte”

inteligencia artificial

La Inteligencia Artificial ha dejado de estar en lo más alto de la curva para ser una realidad. Este año se prevé la evolución hacia las redes neuronales, el entendimiento y procesamiento del lenguaje humano y también hacia la computación afectiva. Los robots serán más inteligentes y más humanos. El desarrollo de esta tecnología plantea varios escenarios sociales, políticos, económicos y cómo no, militares.

Hoy vamos a hablar con un ingeniero naval. Un hombre que sabe que la revolución industrial en su versión más techie está en marcha y que si no nos adaptamos, simplemente desapareceremos. José Manuel Sanjurjo es Vicealmirante de la Armada y forma parte del proyecto EURO-CASE, que promueve la digitalización y adaptación del tejido industrial europeo.

El desarrollo de la Inteligencia Artificial y de la inteligencia cognitiva, está poniendo de manifiesto la necesidad de establecer una ética sobre la fabricación que va más allá de las Leyes de la Robótica de Asimov. Distintas corporaciones que ya están desarrollando esta tecnología, destinan una parte importante de su presupuesto para establecer unas normas éticas que planteen el concepto de máquina y hombre, no máquina vs hombre.

Para ello, la Unión Europea está pidiendo estudios relacionados con la necesidad de adaptar el mundo robótico a la sociedad, estudiando la viabilidad de dotar de personalidad jurídica a los robots que sustituyan a los humanos en la producción de bienes y servicios. En esta línea, Bill Gates ha realizado recientemente unas declaraciones en las que afirmaba que es necesario que los robots paguen impuestos, ya que, bien pensado, ¿cómo podrían sufragarse los impuestos si no es sobre el impuesto al trabajo? ¿Si hay un fallo en el robot, quién se hará cargo de su reparación?

Para el Vicealmirante Sanjurjo, tenemos que tener un ojo avizor  sobre los resultados que se están obteniendo ya que podríamos estar ante una inteligencia diferente a la humana.  En el campo de la robótica en el campo militar podría evolucionar hacia la no necesaria presencia de un operador que sea el que tome la decisión final.

La inteligencia artificial ya está entre nosotros, y debemos empezar a pensar cómo sacarle el máximo provecho, para que la relación entre ambos mundo sea lo más armónica que el hombre haya podido crear.

Comments are closed.