Por qué necesitas un Storyteller en tu compañía

storyteller

Si algo aprendí de mi etapa como periodista es que la manera en la que cuentes los datos que tienes en tu poder y que has corroborado tendrá una repercusión u otra, ya que el mensaje será entendido de una manera u otra. Es lo que nos convierte en storyteller o narradores de historias. Parece de Perogrullo pero no es tan fácil. Todo está relacionado según cómo has contado lo que te dicen tus fuentes (datos) y si sabes contar la historia que hay detrás; de esta manera conseguirás hacer llegar el mensaje de tu información, y eso, amigos, no es nada fácil.

Ahora imaginaos una empresa de IT, o de servicios de cloud-hibrid o de ciberseguridad, crear historias para hacer llegar el mensaje de la compañía es muy, pero que muy difícil. Seguramente todos los perfiles técnicos que en ella trabajen sean capaces de transmitir lo que hacen a un público especializado pero ¿qué pasa con el ‘otro público’? Sí señores, hablamos de posibles inversores en nuestra compañía, clientes potenciales, e incluso… ¡¡periodistas!!

Situémonos un poco. Los periodistas trabajan para medios de comunicación que tienen entre su público objetivo los altos ejecutivos e inversores, por lo que no llegar a éstos por no saber contar lo que haces es, como poco, de tolais

Ahora, estando en el otro lado, veo con más claridad que mi trabajo es ser Traductora de datos y tecnología si quiero que el mensaje de la compañía (productos y servicios) llegue a quien tiene que llegar por los canales más adecuados. Para ello, ser un storyteller es fundamental.

En muchas de las compañías B2B sus departamentos de Marketing se basan exclusivamente en datos y se centran en la generación de demanda, el ROI y las perspectivas y mejoras en la conversión a través del funnel. En estas acciones no hay comunicación de alto nivel ni predomina la marca. En estas empresas sus comunicaciones solo van en lo que podríamos llamar “modo venta” destinada a una audiencia técnica. Sus white papers y notas de prensa suelen ser un auténtico peñazo lleno de términos técnicos muy aburridos. Y ojo, que esto no quiere decir que no tengan su público, que para esto están los numerosos blogs y publicaciones online hiperespecializadas. Lo que quiero decir es que con este lenguaje te estás perdiendo el aparecer en la prensa denominada “cualificada”.

Y no nos engañemos, muchos directivos consideran que la Comunicación es una herramienta demasiado soft para ellos sin darse cuenta de que una buena o mala narración de tu historia puede incrementar o resolver problemas comerciales que suelen afectar a la Reputación de la empresa…Oh, wait! ¿Reputación? Pues sí, la reputación de tu marca es ese intangible que hace que seas confiable ante terceros, apetecible a los consumidores, interesante para inversores… la Reputación, esa palabra que puede hundir hasta la empresa más solvente…

Así que mis amigos, es necesario que las empresas puedan hablar de ellas mismas en términos sencillos para llegar a todos sus públicos objetivos. Una de las tácticas sería abandonar la jerga siempre que te sea posible ya que tus clientes potenciales ya sabrán de qué estás hablando pero otro público no. Hazte esta pregunta ¿toda la gente con la que hablas entiende, por ejemplo, perfectamente las configuraciones de un centro de datos con nube híbrida?

Otra táctica sería poner a tu empresa en un contexto más amplio, me explico, las personas suelen entender mejor el funcionamiento de una tecnología si la encajas dentro de las tendencias sociales. También tienes la opción de aprovecharte de los clientes y que sean ellos los que expliquen cómo el uso de tu tecnología les ha beneficiado.

Una vez más se pone de manifiesto que la Comunicación es una soft skill no tan soft. Tu gente de Marketing tiene que tener conocimientos de Comunicación y experiencia de Marca para poder transmitir bien los mensajes si es que no te lías la manta a la cabeza y te da por tener a alguien de Comunicación puramente. Si eres de los que piensa que tener un departamento de comunicación y traducción de datos es absurdo y un gasto, siempre podrás contratar a periodistas que sepan traducir el mensaje a todo tipo de públicos.

Todos tenemos algo que contar, depende de tu empresa el averiguar cómo contarlo. No infravalores el poder de una historia.

Comments are closed.